Documento sin título
 

 

Un niño de 12 años camino a los altares
Declarado Venerable por el Papa Francisco
Un niño italiano de 12 años fallecido a causa de un tumor ha vivido con “virtud heroica” el Evangelio y la fe cristiana. Se encuentra entre los ocho "siervos de Dios", junto a un obispo latinoamericano, dos laicas y varios sacerdotes cuyas "virtudes" han sido confirmadas por los últimos decretos de la Congregación para las Causas de los Santos, autorizados por el Papa Francisco.

Un niño como otros...

Se trata de Silvio Dissegna (1967-1979), un niño nacido en Turín, alegre, inteligente y lleno de vida. Quería ser profesor de escuela -recuerda Radio Vaticano-, así su mamá le regaló para navidad una máquina de escribir; su primera carta la tecleó para ella: “Te agradezco mamá porque me has dado a la luz, porque me has dado la vida que es tan bonita. Yo tengo tantas ganas de vivir”.

La enfermedad y la fe de hierro

En la primavera de 1978, con sólo 11 años de edad, llegan los primeros dolores a las piernas. Los médicos confirman que es un cáncer de huesos fulminante.

Se distinguió por la fe vivida de manera sencilla pero firme ante el sufrimiento atroz que le devoraba. Intensificó la oración, y el rosario en sus manos era una fuerza consoladora. Después de la unción del crisma, el 21 de mayo 1978, pidió comulgar todos los días a pesar de que ya no podía caminar. Ciego, postrado en una cama, sabía transmitir auténtica esperanza a quienes le conocían.

La muerte y el legado de amor

En los brazos de la fe, murió a los doce años, el 24 de septiembre de 1979 con la seguridad de encontrar a Jesús en el paraíso. “Yo tengo muchas cosas que decir a Jesús y a la Virgen”, decía y ofrecía sus sufrimientos por los sacerdotes y los misioneros y por la salvación de los pecadores.

Vínculo: .
Fecha: 15/11/2014
destacada - primaria