Documento sin título
 

 

El desafío de sabernos comunidad
"Que todos sean uno para que el mundo crea"
Convencidos de que solamente podemos dar lo que tenemos y hemos recibido, es que, nos hemos propuesto vivir la experiencia de lo que significa crear y ser parte de una comunidad para llevar adelante el proyecto educativo del Nivel Inicial, basado en la trasmisión de los valores del Evangelio.

Solamente reconociéndonos y sabiéndonos seguidores del único Maestro somos pasantes de Cristo, Cooperadores de la Verdad. De esta manera, Jesús y los niños son el centro de nuestra misión y el sentido de nuestra continua entrega.

Poco a poco, superando las dificultades que íbamos encontrando en el camino, fuimos animándonos a vivir más radicalmente el desafío que Jesús nos presenta en el Evangelio y compartiéndolo con quienes son los principales destinatarios de nuestra misión evangelizadora.

Fue una tarea diaria, pequeña, sencilla, a veces imperceptible, pero como todo lo que está tocado con la mano de Dios, dio frutos y así fue que este grupo de docentes con vocación de servicio hacia los más pequeños e iluminados por la fe, comenzó a sentirse parte de esta comunidad escolapia, creciendo juntos en el compartir un carisma, sosteniéndonos y animánodos mutuamente.

Fuimos trabajando juntos, acompañándonos, escuchándonos, conviviendo, dejándonos moldear unos por las otros, construyendo, valorando lo pequeño que había en cada uno, aceptándonos, viviendo la maravillosa experiencia del amor de Dios de una manera diferente, no de manera individual, sino juntos.

Calasanz decía en sus cartas:

“Deseo que, al menos una vez por semana, en tiempo del recreo comunitario, tengan alguna Reunión acerca de nuestras cosas sobre cómo podrían ir mejor y escuchar el parecer de todos, pues muchas veces el Espíritu Santo habla por boca de quien menos se piensa; y emplee toda diligencia en perfeccionar las obras...”

Todo este crecimiento vivido en comunidad indefectiblemente es testimonio vivo para los niños y sus familias y fue así, que desde el año pasado, Dios nos ha concedido la Gracia de vivir cada viernes, junto a todos los niños de las Salas de 3, 4 y 5 años (180 niños), la experiencia de la oración en comunidad.

Junto a los niños, rezamos cantando y teniendo presente en nuestro corazón sus intenciones y las de todos y cada uno de los que conformamos esta bellísima comunidad del Colegio Cristo Rey.

“Pidan y se os dará; busquen, y hallarán; llamen, y se les abrirá. Porque cualquiera que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se abrirá” (Mateo 7, 7-8).

Cada viernes cantamos canciones, rezamos las oraciones que ellos conocen, agradecen por todo lo recibido, piden por los que sufren. Es maravilloso escucharlos!! Jesús está en cada uno ellos!!!!

Hoy damos gracias por este hermoso don de la oración de los niños, verdadero corazón de nuestro Colegio, donde viernes a viernes, interceden por docentes, alumnos y por las familias encomendándolos a Dios en sus intenciones.

Vínculo: .
Fecha: 17/05/2012
destacada2 - Inicial